BENZALÁ AL DÍA: las noticias mas actuales sobre la banda.

jueves, 25 de junio de 2009

Benzalá live


Antes de llegar a la etapa “faro”, la más cercana a la actualidad, no podemos olvidar los primeros conciertos. Nuestro primer contacto con el público fue en “La Escuelas” una pedanía de Baeza. Gracias a unos amigos nuestros que vivían allí y que también estaban empezando montamos un concierto. Éramos todo nervios, pero contábamos con el apoyo moral de nuestros familiares y amigos, entre ellos la familia entera de Sandra, cuyos padres se ofrecieron a llevarnos.

Todo parecía ir bien, y de hecho no salió nada mal para ser el primero, pero a partir de ese momento la llamada “Maldición del Papa” cayó sobre nosotros. Si, si, no os riáis porque nos tuvo mosqueados un tiempo. Nuestro cantante, Francis, en una de sus magistrales actuaciones como showman recordó la muerte del Papa que estaba bastante reciente con palabras similares a estas: “como sabéis el Papa se ha muerto, ¡Qué se joda el Papa!”. Pues por lo que pudimos adivinar la gracia no fue muy acertada, porque desde entonces cada vez que nos salía un concierto o se moría, o se caía alguien (de un andamio, no poca cosa), o la enfermedad que padeciera se agravaba.

A pesar de los inconvenientes, nuestra carrera de conciertos acababa de empezar. Tras nuestro debut, fuimos de pueblo en pueblo, de feria en feria, como si fuéramos Medina Azahara, grupo al que talonearíamos en nuestro concierto más reciente. Pasamos por La Higuera de Calatraba, un lugar cercano a Torredonjimeno, por Pegalajar, tocamos varias veces en pubs de nuestro pueblo (Café del Sur, Hard Blue), en nuestro precioso parque, e incluso nos estrenamos en Jaén capital, en el pub Iroquai (y nada menos que como teloneros de Azrael).

En cada uno de esos conciertos pasó algo de lo que nunca te olvidas. Ya no me acuerdo de todas la anécdotas, pero entre ellas hay algunas muy buenas. En nuestro pueblo Alberto tocó la batería durante casi una canción sin sillón porque se le volcó hacia atrás, no os podéis imaginar el rato que pasó, pero fue buenísimo. En otra ocasión a Sandra le saltó una cuerda de la guitarra, su cara era un poema mirándonos. Menos mal que estaba “el manta” para dejarle su guitarra. Desde entonces lleva dos guitarras, jeje, eso si es ser precavida. Hasta ahora nunca nos hemos caído del escenario, pero toco madera, ya que pronto nos pondremos a hacer ruido por donde haga falta.

También hemos hecho el pardillo esperando tres horas antes del concierto con una calor impresionante, hemos transportado chismes y sudado como pollos, nos hemos venido sin cobrar tras alquilar una furgoneta enorme (eso si que fue glamour), nos hemos emborrachado a costa de la organización y no hemos tocado a causa de la lluvia Y tantas cosas más que a cualquiera que tenga un grupo seguro que le suena.

Poco a poco nos iban conociendo, pero tú eres el último que te das cuenta de la “familla” que estás alcanzando. Sólo te das cuenta con detalles como: “Míra esos son los Benzalá”, en Jaén capital. Eso, creedme, nos impresionó muchísimo. O detalles de niñas jóvenes (muy jóvenes, no más de 13 o 14 años), que te paran, te preguntan, y te escriben en el foro. Y si no que se lo digan a Alberto, que fue el destinatario de unos poemas de amor muy calentitos.

La historia de los conciertos puede durar entradas y entradas, de hecho cuando nos pongamos de nuevo en marcha intentaré hacer una especie de crónica de lo que pase. Pero en realidad, después de los que llevamos encima yo me quedo con dos. El concierto en el parque, en el que tuvimos luces, humo, aunque un sonido no muy bueno, y el último en el polideportivo Matías Prats de Torredonjimeno, taloneando a Medina Azahara, en el que incluso nos atrevimos a tirar confeti (cómo pusimos el polideportivo de papelitos de colores). Un poco más y a los asistentes le da un ataque al corazón cuando Francis unió los cables y eso estalló, la verdad es que incluso nosotros nos asustamos.

Pues hasta aquí la entrada de los conciertos de Benzalá, sólo espero que siga habiendo muchos y mejores que los que ya hemos dado.